Innovación financia un proyecto de Fushima para avanzar en su modelo de ‘smart factory’

La Consejería de Innovación, Industria, Transporte y Comercio ha concedido una ayuda de 34.298 euros a Fushima para dar “un paso adelante” en la puesta en marcha de una ‘smart factory’ en su planta de Guarnizo y entrar de lleno en la Industria 4.0.

El proyecto, subvencionado en el marco de la línea de subvenciones Industria 4.0 COVID-19, contempla una inversión de 91.475 euros para la implantación de un sistema MES (Manufacturing Execution System), un sistema de planificación de la producción y diversas aplicaciones informáticas complementarias que permitan digitalizar y mejorar su sistema productivo de fabricación de dentales.

El consejero de Innovación, Francisco Martín, ha subrayado que es un proyecto “ambicioso en su contenido” que busca dar un paso “decisivo” en la transformación de la planta de Guarnizo hacia un modelo de fabricación de Industria 4.0 “Fushima está en un proceso de crecimiento estratégico con fuertes inversiones en los últimos años”, ha remarcado.

Según ha informado la Consejería en nota de prensa, el objetivo del proyecto es mejorar significativamente la competitividad de la empresa mediante un aumento importante de la eficiencia general de los equipos y un ajuste de los niveles de stock. Algo que se va a conseguir con la implantación de sistemas que permitan mejorar la planificación y digitalizar todas las funciones relacionadas con la producción, el mantenimiento, la calidad y la gestión mediante indicadores.

El proyecto incorpora también el hardware necesario para poder digitalizar las operaciones y gestionar las aplicaciones. El planificador tiene que incorporar algoritmos inteligentes para lograr definir la ruta óptima de cada uno de los lotes de producción.

Por su parte, el MES es integral y completo, con módulos para la gestión de la calidad, el mantenimiento, los indicadores y la monitorización, lo que permite a Fushima entrar de lleno en un modelo de producción tipo 4.0.

Según detalla la empresa en la memoria del proyecto, se pretende aumentar siginificativamente la competitividad, aumentando claramente el aprovechamiento integral de los equipos y llegando a un valor del 82%.

También se contempla la consecución de una completa trazabilidad de los consumos de materias primas en todo el proceso de fabricación, que es un requisito exigido para la obtención de la certificación IFS.

(c) 2021 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.